SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS PUBLICACIONES POR E-MAIL

Introduce tu e-mail aquí:

Servicio ofrecido por AlCieloCofrade

martes, 19 de abril de 2016

Los colores en las Vírgenes vestidas de hebrea

     ¿Alguna vez os habéis preguntado por qué una Virgen hebrea va vestida con unos colores determinados? 

     La gama de colores que se usan en el atuendo de las Vírgenes hebreas, está basada en la tradición heredada de las representaciones pictóricas del período Barroco que, a su vez, estuvo influenciado por lo que se había venido haciendo en las pinturas del período Bizantino y Paleocristiano. 

     Desde luego, cada color tiene un porqué, una significación. Así, parece ser que en la época en que Cristo vivió, las mujeres que eran vírgenes llevaban vestidos rojizos mientras que el uso del manto azul estaba reservado para aquéllas que eran madres. Curiosamente en la Madre del Señor conviven ambas realidades al ser virgen y, al mismo tiempo, madre. 

     En el arte Bizantino, cuando a una persona se la representaba con ropas de color azul se simbolizaba lo que de divino existía en ella, el don o carisma especial que Dios le había dado. Por otro lado, el color rojo, simbolizaba el amor, la vida y representaba al Espíritu Santo e incluso, aún se usa en la liturgia en las celebraciones sacramentales, en Pentecostés o en celebraciones de Santos o mártires. Mientras, el color blanco viene representar la pureza y divinidad en su plenitud. 

     Estos colores eran los que se empleaban para representar los ropajes de la Virgen María en los primeros siglos del Cristianismo como así podemos ver en las siguientes representaciones pictóricas.


Virgen María del Perpetuo Socorro
Pintura de iconografía bizantina


Virgen María (Boí Tahull -Cataluña-)
Pintura de estilo románico

Ntra. Sra. de la Esperanza Macarena
(Sevilla -España-)

Posteriormente esos primeros colores irán conviviendo con otros según pasen los años: unos colores tendrán simbolismo litúrgico como el verde que simboliza la esperanza y otros vendrán a usarse más por el gusto personal, como así ocurre con el color negro (que no se emplea en Vírgenes vestidas de Hebrea pero sí en las Vírgenes reina) y que viene a simbolizar el luto de la Madre de Dios y que es una tradición que comienza a partir de la donación que hace la Condesa viuda de Ureña de uno de sus trajes de luto para vestir una talla de la Virgen de la Soledad.

Ntra. Sra. de la Esperanza de Triana
(Sevilla -España-)